En Sport Pizza utilizamos una selecta combinación de ingredientes frescos y de gran calidad para recrear el auténtico sabor de las pizzas tradicionales en cada una de nuestras variedades.

En estas líneas compartimos contigo una breve historia de la pizza. Esta delicia culinaria fue evolucionando con el paso de los siglos. Los primeros registros de lo que ya podemos considerar el ancestro de la pizza, datan del siglo VI. a.C. en Persia, donde los guerreros cocían pan ácimo bañado de queso sobre sus escudos.

Los romanos retomaron la idea, pero le agregaron aceite, hierbas, miel, frutos, entre otros ingredientes. Es de Roma de donde se cree viene la palabra pizza, aparentemente derivada de Picea que se refiere al pan ligeramente dorado después de recalentarlo.

Posteriormente, en el siglo XVI, con la llegada del jitomate desde América, los napolitanos se lo agregaron a sus famosas focaccias, panes gruesos y suaves cubiertos de aceite, ajo y hierbas.

Es en el siglo XVIII cuando Nápoles, Italia, populariza una preparación de pan tipo focaccia paro más delgado, similar al pan ácimo por su grosor, le agregan jitomate queso y los ingredientes que la gente en las calles les pidiera.

Pero la pizza como la conocemos hoy en día se atribuye a Raffaele Esposito, un italiano quién en 1889 en Nápoles comenzó a preparar y servir esta delicia ya con las características actuales.